Litigio para ayuda con inmigración después de una condena

Appellate Advocates litiga asuntos de ayuda para después de la condena destinados a mitigar las consecuencias inmigratorias debido a una condena penal.  Para un(a) acusado(a) que no sea ciudadano(a), una condena penal, incluso para un delito aparentemente menor, puede resultar en la expulsión obligatoria y permanente de los Estados Unidos.  La separación permanente de su familia y de su hogar puede ser el factor más importante que debe tener en cuenta un(a) acusado(a) que no sea ciudadano(a), mucho más importante que incluso una condena privativa de libertad significativa.

Evaluamos los casos jurídicos de todos nuestros clientes que no sean ciudadanos para determinar las consecuencias inmigratorias que se deriven de la sentencia condenatoria y qué resultado se tiene que obtener para mitigar esas consecuencias.  A veces, el desagravio disponible en la apelación puede ayudar a nuestro(a) cliente(a).  Sin embargo, en otras ocasiones el desagravio disponible en la apelación no es suficiente: es posible que tengamos que intentar anular la sentencia por causales diferentes y negociar una determinación distinta que no presente riesgos inmigratorios. O tal vez tengamos que acometer una(s) condena(s) diferente(s) con el fin de proteger a nuestro(a) cliente(a).

A continuación, algunos ejemplos de casos jurídicos que hemos manejado:

  • En junio de 2013, Appellate Advocates obtuvo con éxito una desagravio después de la sentencia para un cliente que no era ciudadano de los EE.UU. que enfrentaba su deportación inminente a Panamá. El cliente (un veterano del ejército de los EE.UU. y residente de los Estados Unidos durante 30 años) se había declarado culpable por un delito con una sustancia regulada hacía más de veinte años sin que le hubiesen dicho que esta declaración formal de culpabilidad le haría vulnerable a la deportación.  Appellate Advocates radicó un recurso C.P.L. 440 para anular su declaración formal de culpabilidad por defensa ineficaz por parte de su abogado y, luego de extensas negociaciones, la Fiscalía de Distrito del Condado de Kings acordó no oponerse a su recurso y permitirle volver a declararse culpable de conducta escandalosa, una reducción de un delito mayor de categoría D a una infracción. Como consecuencia, el cliente pudo ultimar su proceso de deportación y permanecer en los Estados Unidos.
  • Otro cliente, oriundo de Haití, llegó en su niñez a los Estados Unidos en calidad de residente legal permanente. En su adolescencia y siendo ya un adulto joven, enfrentó retos, tuvo sus primeros problemas con la ley y dos condenas menores por las que le impusieron libertad condicional. Al terminar su período de libertad condicional, se encarriló y andando el tiempo se casó y crió una familia en Nueva York. Ante la posibilidad de ser deportado como resultado de sus errores de juventud, el cliente y Appellate Advocates radicaron un recurso alegando que su declaración formal de culpabilidad por tenencia de bienes robados, que ahora le convertía en deportable, debería ser anulada. En el otoño de 2013, un juez del Tribunal Supremo de Brooklyn anuló su declaración formal de culpabilidad y le permitió volverse a declarar culpable por uso no autorizado de un automóvil, lo que no tenía consecuencias inmigratorias.
  • Años después de que la condena del señor S por agresión en segundo grado hubiera sido confirmada por la División de Apelaciones, el señor S estaba a punto de ser deportado a su natal Honduras por haber cometido un delito mayor agravado.  Appellate Advocates radicó un recurso 440 alegando que su abogado había sido ineficaz por no haberle advertido sobre eso; si hubiera aceptado la declaración formal de culpabilidad antes del juicio por parte de la Fiscalía, que le ofrecía 6 meses de cárcel por intento de agresión en tercer grado, habría tenido derecho a una exención de deportación.  Luego de exitosas negociaciones con la Fiscalía del Distrito de Kings, le volvieron a condenar a 364 días por agresión en segundo grado. Luego de esta nueva sentencia, el tribunal de inmigración desestimó su caso.

Nuestros litigios de desagravio después de la condena se llevan a cabo dentro del contexto de las apelaciones directas, las cuales nos son asignadas por el Segundo Departamento de la División de Apelaciones; asimismo, el Immigrant Defense Project [Proyecto para la defensa de inmigrantes] nos remite un número limitado de casos jurídicos, específicamente para desagravios después de la condena.   Cualquier(a) cliente(a), cuya apelación nos haya sido asignada, recibirá una evaluación de su caso para determinar si existen problemas de inmigración; sin embargo, cualquier pregunta que tengan nuestros clientes, en caso de que la inmigración sea motivo de preocupación, será acogida con beneplácito. 

Si usted no es cliente(a) de este despacho y necesita ayuda para después de la condena con el fin de abordar un problema de inmigración, le rogamos que se comunique con el Proyecto para la defensa de inmigrantes escribiendo a:

Immigrant Defense Project

28 West 39th Street, Suite 501

New York, New York 10018

O llame a su línea directa (212) 725-6422.